Síndrome Antifosfolipido (SAF) y Diagnóstico en el Laboratorio

El Síndrome Antifosfolípido es un desorden autoinmune caracterizado por eventos trombóticos venosos y arteriales recurrentes, es uno de los más comunes factores de riesgo para trombosis, complicaciones del embarazo y perdidas fetales.

Los Anticuerpos Antifosfolípidos corresponden a una familia de anticuerpos auto-inmunes de naturaleza heterogénea dirigidos contra fosfolípidos de carga negativa o contra fosfolípidos que están unidos a proteínas (protrombina, β2-Glicoproteína I).

“In vitro” actúan neutralizando los fosfolípidos de algunos reactivos utilizados en las pruebas de hemostasia, prolongando los tiempos de coagulación (efecto anticoagulante).

“In vivo” su presencia en el plasma está relacionada con cuadros clínicos de trombosis, pérdidas fetales, Síndrome Anti-fosfolípido (SAF) y Lupus Eritematoso Sistémico (LES).

EL SAF está presente en:

  • 10% pacientes que han sufrido algún episodio trombótico.
  • 30% pacientes jóvenes que han sufrido un infarto de miocardio.
  • 80% pacientes con Síndrome Anti-fosfolípido.
  • 30-70% pacientes Lupus Eritematoso Sistémico.
  • 80% de embarazadas con SAF sufrirían pérdidas fetales, si no reciben tratamiento.

El primer anticuerpo anti-fosfolípido fue descubierto en 1906 en pacientes con sífilis. Años más tarde se confirmó que eran anticuerpos anti-cardiolipina (ACA).

Las cardiolipinas son fosfolípidos (difosfatidilglicerol) que forman parte de la membrana celular de muchos tejidos y se identificó por primera vez en el corazón, por ello su nombre “cardio”lipina

 

Diagnóstico en laboratorio de Anticoagulante Lúpico.

Los Anticuerpos Anti-Fosfolípidos (AAF) son detectados en el plasma por Métodos Funcionales de Coagulación.

Anticuerpos más frecuentes son:  Anti-Cardiolipinas   y   Anticuerpos anti-beta2-Glicoproteína I

A qué pacientes debemos hacer las pruebas de diagnóstico de SAF:

  • En pacientes que presentan trombosis arteriales o venosas de características inusuales (jóvenes, sin otras causas que lo expliquen…)
  • Ante una historia obstétrica de abortos de repetición, muertes fetales.
  • En pacientes que presenten un TTPA prolongado.

 

Su identificación ubicará el problema en el campo de las enfermedades auto-inmunes, Síndrome Antifosfolípido Primario (SAF), Lupus Eritematoso Sistémico (LES) y permitirá acceder a tratamientos específicos altamente eficaces:

  • Tratamiento y prevención de trombosis.
  • Prevención de abortos o pérdidas fetales

 

EL SAF produce las siguientes manifestaciones clínicas:

  • Trombosis Vasculares.
  • Trombosis Arterial (accidentes cerebrovasculares o cardiovasculares)
  • Trombosis Venosa (localizada en cualquier órgano especialmente en piernas).
  • Recurrentes en más de un 50% de pacientes.
  • Complicaciones en el embarazo

Complicaciones del embarazo:

  • Puede afectar gravemente tanto a la madre como al feto durante el embarazo.
  • Hipertensión aumentada por el SAF.
  • Accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares.
  • Retardo crecimiento fetal.
  • Abortos espontáneos de repetición (antes de la semana 10 de gestación).
  • Muerte del feto (después de la semana 10 de gestación).
  • Nacimiento prematuro (antes de la semana 34 de gestación).

El control durante el embarazo debe ser muy riguroso:

  • Consultas prenatales más frecuentes.
  • Monitorización cardíaca fetal (se escuchan los latidos cardíacos fetales para detectar signos de sufrimiento fetal).
  • Ecografía para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo en los distintos vasos con el fin de controlar el crecimiento y el desarrollo fetal.
  • Otros exámenes fetales que incluyen estudios con Doppler (para controlar el flujo de sangre en el útero y el cordón umbilical).
  • Control de la hipertensión.
  • Presencia de anticoagulante tipo Lupus.
  • Cuantificación de los anticuerpos anti-fosfoípidos para predecir la severidad de la enfermedad

 

Recomendación de ISTH – SCC

Dada la heterogeneidad de los anticuerpos anti-fosfolípidos no existe actualmente ningún test con el 100% de sensibilidad o especificidad.

Por esta razón, para realizar un correcto diagnóstico del AL se recomienda el uso de dos metodologías con distintos principios analíticos y cada una con distintas concentraciones de fosfolípidos

El AL debe prolongar el tiempo de coagulación de un test fosfolípido-dependente.

No debe haber corrección de la prolongación del tiempo al añadir un plasma normal.

El método debe ser capaz de corregir el tiempo prolongado al añadir fosfolípidos en exceso.

Los resultados serán cuantitativos junto con un comentario de interpretación que indique si los resultados son “compatibles con la presencia/ ausencia de Anticoagulantes lúpicos”.

Si los resultados son dudosos o “borderline” se recomienda repetir los test después de 1 semana del resultado inicial.

En GrupoBios S.A. estamos constantemente informando a los usuarios sobre las patologías que afectan a la población. Por esta razón ofrecemos tecnología de punta para su diagnóstico adecuado y oportuno. Ponemos a su disposición la línea de equipos ACL de Instrumentation Laboratory y sus reactivos dRVVT screening, dRVVT confirmatorio y Sílica Clotting time para el diagnóstico del Síndrome AntiFosfolípido.

Infórmese de nuestras últimas noticias y ofertas especiales

GrupoBios 2019.