Impacto de la Calidad en la Cadena de Producción

Todos alguna vez hemos escuchado esa máxima relacionada con la Calidad que dice “la Calidad de un Producto Terminado, es 100% dependiente de la Calidad de las Materias Primas” ¿Verdad que si?  Pues bien, al iniciar la vida laboral, cualquier profesional del área de producción se enfrenta a que, tal vez por omisión o quizás con intención, esa máxima estaba incompleta.  Personalmente he vivido en primera persona que hay diversidad de aspectos que, teniendo tanta importancia como una buena materia prima, aportan y a su vez complejizan este objetivo llamado “Producto de Calidad”.

¿De que nos serviría disponer de las mejores materias primas si no tuviéramos procesos planificados y organizados de manera lógica y eficiente, que en manos de otro aspecto importante como es personal capacitado, sinergizan y aseguran el éxito de una manufactura?  No por nada,  Phil Crosby, quien contribuyera a la Teoría Gerencial y a las prácticas de la gestión de la calidad decía: “Las cosas buenas suceden solamente si se planifican. Las cosas malas suceden solas.”

Pues bien, ya con las herramientas en la mano, es posible hacernos una idea más clara de que elaborar “Productos de Calidad” no es un acto espontaneo ni azaroso, sino más bien el fruto de la Gestión de Operaciones, que es posible representarla gráficamente de manera de una trilogía muy sencilla:

 

Los procesos, como toda actividad cotidiana, se pueden hacer bien o mal.  Aunque parezca evidente, la Producción de Calidad debe ser realizada en base a “hacer bien” los procesos, pero lograr eso requiere de mucho esfuerzo y dedicación, pero por sobre todo, compromiso para conocer e identificar todas las variables que pudieran afectar en mayor o menor medida a la calidad de un producto.

Aspectos como la linealidad del proceso, control de flujos cruzados, condiciones higiénico-sanitarias y el control de los factores ambientales son algunos ejemplos que deben ser considerados.  Mejor aún, ya estandarizadas las variables, si son llevadas a soportes físicos controlados y pasan a formar parte del sistema de gestión de calidad, ¡¡Éxito Garantizado!!  Aquí es donde se concentra el imprescindible apoyo que generan los sistemas de calidad y su forma ordenada de organizar los procesos.  Particularmente, contar con modelos tan útiles como ISO 9001 y especialmente para nuestro rubro, el caso de ISO 13485, presentan un valorable soporte a la gestión amparado en sistemas documentales sólidos.  Si finalmente, Edwards Deming, creador del famoso ciclo que lleva su nombre y que formó la base para lo que sería posteriormente el concepto de la mejora continua, tenía mucha razón cuando decía: “Si usted no puede describir lo que está haciendo como un proceso, usted no sabe lo que está haciendo.”

Por su parte, y como suelen ser las trilogías, no puede fallar ningún componente y por ello el factor humano suele ser, quizá el más común en las fallas de calidad.  La historia da fe de muchos ejemplos en los cuales la subestimación de la importancia en las competencias del personal ha sido responsable de enormes problemas.  Reconocer que un personal capacitado y con competencias es una garantía de calidad a los procesos y por ello a un producto de calidad, es cerrar el ciclo productivo de manera exitosa.  Si el personal asume el compromiso de hacerlo bien y a la primera, de forma consciente y constante, se cumple lo que ya Henry Ford planteaba hace ya un siglo, “Un Trabajo de Calidad significa hacer lo correcto cuando nadie está mirando.”

En el área de Producción de GrupoBios nos sentimos muy orgullosos de haber trabajado tempranamente estos aspectos y contar con una larga data de Producciones de Calidad.  Hoy, nuestra labor se concentra principalmente en dos cursos de acción: cumplir con lo que nuestro sistema documental nos exige y trabajar en la mejora continua para identificar cualquier instancia que nos permita ir un paso más adelante.

Todo logro obtenible en función a un Producto de Calidad es consecuencia de diversas interacciones con estamentos no directamente Productivos, pero que finalmente apoyan a la cadena productiva.  Dichas interacciones parten desde la dirección comprometida de la empresa, dictando las directrices y aportando los recursos requeridos. Por otro lado, el área de Control de Calidad, involucrado fielmente en la verificación de las especificaciones definidas para un Producto de Calidad, nos dan la tranquilidad y nos entregan el grato mensaje final que nos mueve día a día:  “¡¡Producción Aprobada!!.

Finalmente, luego de todo lo planteado en estas líneas, cómo no darle la razón a Eliyahu Goldratt, cuando nos dijo: “Si no fabricas un producto de calidad, todo lo que tienes al final es un montón de errores”.

Infórmese de nuestras últimas noticias y ofertas especiales

GrupoBios 2019.